You are here: HomeNews AcribisLa obesidad afecta a la respuesta a los antiarrítmicos en fibrilación auricular

Captura de Pantalla 2019-12-05 a les 18.48.42El mayor peso del paciente se asocia con una menor eficacia de los medicamentos antiarrítmicos de clase I en fibrilacion auricular. Sin embargo, no afecta a la respuesta a los fármacos de III.


La fibrilación auricular es el tipo más frecuente de arritmia y se asocia con un incremento de la mortalidad. Si bien los investigadores han identificado un vínculo causal entre obesidad y la fibrilación auricular, el mecanismo subyacente de cómo la obesidad contribuye a esta arritmia se desconoce.

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Illinois en Chicago es el primero en mostrar que algunos antiarrítmicos utilizados en esta indicación son menos eficaces en pacientes obesos. Los resultados de este estudio, que siguió a más de 300 pacientes, se publican en JAMA Cardiology.

Según Dawood Darbar, autor principal e investigador del citado centro, la respuesta al tratamiento farmacológico antiarrítmico actual es muy variable e impredecible, y la selección de medicamentos depende del médico.

No existen pautas que sugieran si los medicamentos de clase I, que funcionan en los canales de sodio del corazón para regular los latidos cardíacos, o los de clase III, que actúan sobre los canales de potasio, funcionan mejor en unos pacientes que en otros. Anteriormente se suponía que ambos grupos eran igualmente eficaces para prevenir la recurrencia de fibrilación auricular.

En este nuevo estudio, el equipo de Darbar ha demostrado que los antiarrítmios de clase I se asocian a una mayor tasa de recurrencias de fibrilación auricular en pacientes obesos en comparación con pacientes no obesos: aproximadamente el 30% de los pacientes obesos presentaron recurrencias en comparación con  el 6% de los no obesos. Este efecto no se observó entre los pacientes tratados con fármacos de clase III. Resultados similares se replicaron en un estudio de ratones obesos y no obesos.

Sigue leyendo el artículo en el portal Correo Farmacéutico